Posted by on Feb 21, 2013 in Blog, Tutoriales | 0 comments

resolucionDesde el punto de vista del diseñador gráfico, o simplemente de cualquiera que manipule cualquier tipo de imagen, el tema de la resolución es un punto importante. No, más que importante es fundamental, sobre todo depende de qué uso le vayas a dar. Para empezar hay dos ámbitos diferentes en los que la resolución va a tener que ser tomada de maneras distintas:

 

  1. Para web o dispositivos.
  2. Para su impresión en formato físico.

Aunque para ambos casos hay aspectos muy similares, no es lo mismo y deberemos tener en cuenta diversos parámetros.

 

Imágenes para web o dispositivos

El tamaño de una imagen viene medido en píxeles (que son el producto de su resolución x tamaño). Cada píxel equivale a un punto de color, y es ovbio señalar que a más píxeles, mejor se verá la imagen… Pues esto en las páginas web  y dispositivos no es verdad al 100%. Aquí el número de píxeles de una imagen no equivale a mayor calidad de imagen, sino a mayor tamaño. Un píxel en pantalla es igual a un punto en la resolución de la pantalla. La foto la veras de un tamaño u otro dependiendo de las pulgadas y la resolución de esa pantalla. La experiencia puede variar de un usuario a otro.

Concluimos pues, que si el tamaño depende de factores externos al creador de la imagen, las dimensiones físicas no deberían ser relevantes en estos casos. Por eso para medirse se usa el “número de píxeles a lo alto” x “número de píxeles a lo ancho”. En el caso de la imagen que uso para ilustrar es 200 x 200. La densidad de píxeles por pulgada se pone en 72ppp por convención en imágenes para web, pero como he dicho, suele ser irrelevante.

¿Cómo sé que resolución tiene una imagen? Fácil, normalmente se puede de un vistazo si tienes activado los detalles de archivo, no importa el sistema operativo que uses.

Ejemplo de cómo ver la resolución rápido en Windows 7

Ejemplo de cómo ver la resolución rápido en Windows 7

 

¿Y si no tengo activado el ver las propiedades de archivo de forma rápida?

En tal caso click derecho sobre el archivo y propiedades. En casi todos los sistemas operativos el acceso a esta información es similar:

Ejemplo de cómo ver la resolución en propiedades con Windows 7

Ejemplo de cómo ver la resolución en propiedades con Windows 7

 

Imágenes para su impresión en formato físico

A la hora de imprimir, tenemos que tener en cuenta un nuevo parámetro, que será el tamaño al que vaya a verse en el papel o el soporte que decidamos.

Por ejemplo: Si decidimos imprimir una foto en un folleto que mida 5 cm x 5 cm a un resolución de 300ppp o a 150ppp, la foto siempre tendrá 5 cm en el folleto, pero la calidad será superior en el primer caso.

¿Cómo saber si la resolución que tengo es suficiente para el medio que usaré? Como los datos que hemos obtenido antes no nos dan el tamaño físico, deberemos recurrir a un programa de edición de imágenes: pongamos el Photoshop.

Abrimos la imagen y vamos en el menú superior a Imagen>Tamaño de imagen… [cmd/ctrl+Alt+Q] y obtenemos esto:

Resolución en Photoshop CS5

Resolución en Photoshop CS5

 

En el cuadro de arriba nos da las dimensiones en píxeles de la imagen. En el de abajo nos da la opción de cambiar el tamaño físico y su resolución y nos dirá como cambian los otros parámetros. Pero las dimensiones en píxeles resultaran inalteradas siempre que tengamos desmarcada la casilla “Remuestrear la imagen”. Si queremos saber si mi imagen es adecuada debo poner la resolución que usaré (por ejemplo 300ppp, que es la más utilizada para impresión en calidad de imprenta) y ver qué tamaño ocupa:

Resultado de cambiar la resolución a 300

Resultado de cambiar la resolución a 300

 

Obtenemos que a esa resolución, lo adecuado es que la imagen impresa no tenga más de 1,69cm. Normalmente estos límites son forzables, pero no es recomendable, sobre todo con ciertos tipos de foto o nos arriesgamos a que se vea pixelizada. Si la resolución fuera inferior, pongamos por ejemplo 150ppp (adecuada para carteles o impresiones grandes que se van a leer desde cierta distancia y no se notarán las imperfecciones) el tamaño es de 3,39cm.

 

Para terminar, unos consejos:

El modo de color debería ser RGB en imágenes que se vayan a ver en pantalla y CMYK en imágenes en papel. El motivo y la explicación ya vendrá en una futura entrada sobre el tema.

La resolución de una imagen para ver en pantalla es siempre de 72ppp. Aunque como ya hemos visto, es por convención ya que suele ser irrelevante.

La resolución de una impresión de alta calidad es usualmente de 300ppp, en raros casos es de más. Lo aconsejable es usar SIEMPRE para cualquier tipo de impresiones los 300, pero si por tamaño se te va de las manos o por falta de recursos puedes usar resoluciones menores para ciertas cosas. 200ppp, 150ppp o incluso 100ppp para cierto tipo de cartelería. Y, aunque es raro, se puede bajar de 100 o incluso de 72 en soportes extraños, como puede ser una lona de gran tamaño. Como siempre, usa el sentido común a la hora de modificar estos parámetros.

Si quieres imprimir un folleto o similar no uses imágenes tomadas de Internet. Además de que pueden tener Copyright, su resolución no suele ser adecuada y el resultado final puede decepcionarte. Envía a tu diseñador las imágenes más grandes que tengas y que sea él el que las adapte a sus necesidades.

Por último, medir la calidad de una imagen al peso (según cuantos KB o MB ocupe) puede ser un indicador rápido de si es adecuada o no. Aunque se debe tomar esto con cuidado ya que muchas veces el tamaño varía mucho según la compresión, el formato de archivo, el modo de color, etc.